dinero para tu jubilación

Aprovecha el dinero para tu jubilación gracias a la hipoteca inversa

Has pasado 40 años trabajando sin descanso, manteniendo una familia, ahorrando mes a mes para poder hacer frente a todos los gastos… Has pagado tu vivienda religiosamente y has tenido que privarte de muchas cosas, pensando que debías guardar para cuando llegara el momento de jubilarte. Aprovecha el dinero de tu jubilación y, gracias a la hipoteca inversa, recibe ese extra de liquidez para concederte por fin esos pequeños lujos que llevas toda la vida soñando.

Los mayores de 65 años invierten el 40% de su pensión en mantener su casa: electricidad, agua, gas… Y en conservarla en buenas condiciones, renovando lo que se va deteriorando con el paso del tiempo.  ¡Ya es hora de que la vivienda que tanto te ha costado mantener te reporte beneficios! Ofreciendola como garantía en la hipoteca inversa, obtendrás un extra con el que completar esa pensión que se te esfuma casi por completo cada mes.

Aprovecha el dinero para tu jubilación y disfruta de experiencias

Lo mejor, sin duda, es invertir ese extra mensual que te ofrece la hipoteca inversa para vivir todas las experiencias que no has podido realizar durante tu vida laboral. ¡Ahora todos los días son vacaciones!

Permítete cenar en un buen restaurante y degustar platos y vinos deliciosos sin preocuparte por los números de la cuenta. Invita a tu pareja, a tus amigos, a tus hijos…

Desayuna fuera al menos una vez por semana. Es uno de los mayores placeres del mundo. Busca una cafetería bonita, donde puedas relajarte leyendo, escuchando la radio o simplemente mirando a la gente que pasa. Pídete un desayuno de campeonato y disfruta de las primeras horas de la mañana sin estrés ni preocupaciones.

Viaja. Viaja mucho. Conoce mucho y vívelo. Aprovecha el dinero de tu jubilación para ello y permítete hacerlo en el medio de transporte que más te apetezca, sin privarte en el gasto de hotel, ni en las entradas a museos, ni en las guías de pago por la ciudad.

Seguramente no hayas tenido muchas vacaciones y por ello poco tiempo para poder hacer largos viajes. Es el momento de poder pasar muchos días fuera sin preocuparte por nada más que por disfrutarlo. Gracias a la hipoteca inversa, puedes recibir el dinero extra, por ejemplo, en un pago inicial grande y una cantidad mensual más pequeña: perfecto para costearte un viajazo con ese importe grande que la entidad te ofrece y seguir disfrutando mes a mes.

Además, puedes consultar las ayudas que ofrecen las Administraciones estatales, autonómicas y locales para acercar el turismo a los mayores, de las que seguro que puedes beneficiarte para conseguir tu viaje por menos dinero.

Aprovechar el dinero en experiencias es la opción preferida de muchos jubilados. A cierta edad afirman que ya no necesitan cosas materiales, sino que su deseo es vivir cosas nuevas: ir a un balneario, a la ópera, al teatro, apuntarse a hacer rutas, coloquios sobre cine y literatura, aportar a acciones de voluntariado… Cosas en las que, quizás sin un ingreso adicional, les sabría mal gastar el dinero.

La actividad que siempre quisiste con el dinero de tu jubilación

Es el momento de apuntarte a esa actividad que siempre has querido realizar. Bailar, pintar, hacer algún deporte, aprender sobre tecnología, idiomas, manualidades… E incluso es el momento de empezar a estudiar aquello que no pudiste cursar en tu juventud. Con la hipoteca inversa podrás costear estudios y actividades mes a mes y pagar matrículas sin problemas, porque tendrás un ingreso extra que podrás destinar a hacer lo que te apasiona. ¡Nunca es tarde! Actualmente hay muchas actividades enfocadas a las personas mayores en centros de adultos y ayuntamientos. Pregunta en el más cercano y aprovecha el dinero de tu jubilación para practicar esa actividad que siempre has soñado.

Cuida tu salud

Porque a estas alturas, hay que ser previsor. Nos hacemos mayores y no hay que privarse de nada en lo que respecta a la salud. Gracias a la liquidez que te ofrece la hipoteca inversa podrás disfrutar de hacer la compra de alimentación sin mirar tanto los precios y comprar productos frescos y de calidad. Buena fruta y verdura, pescado, aceite de oliva, frutos secos, semillas…  Cuidarte por dentro es algo a lo que seguro que no prestabas demasiada atención cuando trabajabas tantas horas a la semana y, además, se lo dabas todo a tus hijos.

Y, ¿por qué no? Aprovecha el dinero de tu jubilación también para mimarte y para poder pagar todos los tratamientos que necesites para gozar de buena salud. Permítete una consulta privada con el médico si estás cansado de esperar en la pública, cubre tus tratamientos, date un masaje relajante, visita a un fisioterapeuta para mantenerte en forma, ve un salón de belleza… En definitiva, disfruta esta etapa y cuídate.

 

Si estás cansado de ver solo gastos, números en negativo y rojo en tus cuentas, la hipoteca inversa es la solución que devolverá el verde a tu extracto del banco. ¿Hablamos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *